¿Obliga el concepto de “Marca Personal” a ser un tostón?